Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Instagram
Agenda
Seminarios diurnos
Noches de Directorio
Carteles

Librería
Publicaciones
Audios y videos
Jornadas y eventos
Seminario del Campo
Freudiano

Antena Autismo La Plata
 
Biblioteca

Noche de Biblioteca
Miércoles 19 de septiembre, 20 hs.

Presentación del libro Del Síntoma al fantasma. Y retorno

Reseña

El miércoles 19 de septiembre en la EOL Sección La Plata, la Secretaría de Biblioteca –a cargo de Manuel Carrasco Quintana– nos dio cita en una nueva Noche de Biblioteca donde Débora Nitzcaner, Alberto Justo y Agustín Barandiarán compartieron sus dedicadas lecturas de este curso de Jaques-Alain Miller que fuera editado en junio de 2018, 35 años después de ser dictado.

La noche se inicia, a sala llena, con la apertura de Cecilia Fasano, encargada de moderar la mesa, quien contextúa el momento en que se dicta el curso y se detiene en la imagen de la tapa expuesta especialmente para la ocasión. Se trata de un relieve con Diana –presa y cazadora– y Acteón –el que viola con la mirada y termina cazado– que ilustra la estructura del fantasma, la relación entre el objeto mirada y el sujeto barrado.

Seguidamente Alberto Justo, sitúa que este curso fue dictado luego de la interrupción del curso que venía dando como Profesor en la Universidad de Vincennes, de la disolución de la Escuela Freudiana de París, de su entrada como practicante del psicoanálisis y sobre todo posterior a la muerte de Jacques Lacan. Entre otras cuestiones destacadas, nos presenta lo que para él fueron "perlitas": la primera sonlos motivos de la elección del nombre del seminario de Lacan próximo a publicar, La ética del psicoanálisis. El segundo párrafo destacado por Justo, señala que la alienación significante no alcanza para explicar la causación del sujeto, sino que hace falta otra operación. Concluyendo su presentación subrayando los últimos capítulos del libro, destinados a la psicosis.

Por su parte Agustín Barandiarán propone, siguiendo a J.-A. Miller pensar los términos del título junto a los tres de Lacan: simbólico, imaginario y real. Destaca el término "retorno" como clave porque se esboza más allá de la repetición significante y anticipa lo que muchos años después J.-A. Miller nombrará como iteración. Tomando como eje a La ética del psicoanálisis, Agustín explica cómo este curso da entrada a Otro Lacan que el del significante, que no se orienta por la técnica, ni por el Bien, sino por el deseo del analista. Resalta la articulación entre fantasma y ética –puesto que el primero consiste en instalar lo imaginario en el vacío de la Cosa– para luego diferenciarlo del síntoma, donde no habría sublimación de lo real sino una inconclusa sustitución, que se resiste a ser absorbido por el saber, y retorna. Al finalizar su lectura, compara el recorrido de un análisis con las "andanzas" de la enseñanza de Lacan, que comienza por lo simbólico y lo imaginario esforzándose por hacer operable lo real.

Débora Nitzcaner agradece estar en la EOL presentando este curso y lo hace mediante un trabajo cuyo título es elocuente: "Un curso editado siempre es un discurso renovado". Primeramente, se ocupa en distinguir un curso de un seminario. Luego afirma que tanto el curso como el establecimiento de un seminario es hacer del autor una cosa viva, que siempre es un discurso renovado y no la obra de un autor muerto. Advirtiendo que un curso es algo a ser estudiado, situará lo que para ella fueron puntos ciegos. El primer impasse es cuando Miller dice que no se obtendrá nada del atravesamiento del fantasma como final de análisis sino se lo hace valer junto al término síntoma. El segundo impasse es el retorno del fantasma al síntoma. Sitúa que en el capítulo XX J.-A. Miller analiza el alcance de lo que hace síntoma, sirviéndose de la psicosis, y distinguiendo la significación de la castración –que no conlleva el no hay relación sexual– del sentido de la castración

–que sí lo implica. Señala que la significación de la castración conlleva la impotencia y el sentido de la castración, lo imposible. La salida es situada así, en la localización de algún goce.

Los trabajos provocaron varias preguntas que traduzco como: ¿hay una razón política para que este curso se edite luego de 35 años? ¿Qué significa que siempre se escribe con el goce propio? ¿De qué se trata la subjetivación del goce? ¿Qué consecuencias tiene este curso respecto a la clínica de la época? Cuestiones que, junto a otros comentarios, generaron un alegre intercambio que pronto empezaría a dar sus frutos, porque en la librería de la Sección, antes de irnos, el libro se había agotado.


Reseña: Yasmina Romano